PRÓTESIS MAXILOFACIAL

¿Qué es la especialidad de Prótesis Maxilofaciales?

Es un área de la odontología que trata con defectos congénitos y adquiridos de la cabeza y cuello, y otras partes del cuerpo. Los tratamientos realizados son protésicos, es decir, con una prótesis se reposiciona el tejido perdido.

¿Cuándo se usan estas prótesis?

Las epítesis o prótesis se emplean cuando no es posible usar tejido del propio paciente en la reconstrucción. Son artefactos que van a reemplazar partes ausentes del cuerpo,  tanto internos como externos.

Las prótesis se emplean para reponer una parte de la cara o cuerpo que puede haberse dañado por diversos motivos: cáncer, accidentes o enfermedades congénitas.

¿Cuáles son los tipos que se hacen?

Las prótesis son diversas, pero las más comunes son las de nariz, ojos y orejas.

Según la zona en la que se ubican se clasifican en auriculares, oculares, órbito-oculares, nasales, órbito-nasales o naso-maxilares, craneales, maxilares y mandibulares. Otras partes del cuerpo que también reciben prótesis son de dedo, pezones, mamarias, y otras.

¿De qué materiales se fabrican?

Estas prótesis pueden ser de distintos materiales, pero lo más común hoy día es que sean de silicona que imitan la piel de una manera muy fidedigna. Con ellas se logra disimular de una forma muy eficaz los defectos, de modo que el paciente puede desarrollar una vida normal sin problemas.

En el caso de las prótesis para ojo, son fabricadas en acrílico.

¿Cómo se afirman o fijan las prótesis?

Hay varias formas de fijar una prótesis. En algunos casos se emplean pegamentos especiales. Como alternativa, la tendencia es utilizar implantes similares a los implantes dentales. Éstos se sujetan al hueso y luego la prótesis se afirma a los implantes mediante imanes o clips.

Procedimientos para la confección de las prótesis

En la elaboración de una prótesis se han de tener en cuenta los rasgos estéticos de cada paciente. Se busca que éste se encuentre a gusto con su nueva imagen y apenas note la presencia de este elemento externo.

La forma del rostro, la existencia de surcos, la simetría con el otro miembro (en el caso de las orejas) o en ambos lados del rostro, son parámetros que se tendrán en cuenta. 

La planificación

Se observan y consultan antecedentes del paciente como la edad, el tipo de lesión, tejidos remanentes en zona del defecto, cantidad de hueso presente; para confeccionar la prótesis de mejor forma. 

En esta etapa es necesario mantener estrecha comunicación con médico tratante, ya sea Oftalmólogo, Cirujano de Cabeza y Cuello, Cirujano Maxilofacial, Otorrinolaringólogo; en caso de necesitar mayores antecedentes del caso, planificar colocación de implantes oseointegrados y otras referencias.

Las impresiones

Primero se realiza una impresión del área a tratar, con un material específico para crear el molde. Ésta puede efectuarse sólo sobre la zona afectada y las adyacentes.

La escultura

Una vez que se tiene el molde se procede a la escultura de la prótesis. Los materiales empleados son principalmente cera, acrílico o siliconas.

Durante este procedimiento se han de tener en cuenta las características del individuo, respetar su contorno natural y surcos. En su elaboración se tendrán en cuenta los bordes, para que queden difuminados a la hora de ubicar la prótesis en su sitio.

La coloración

En esta etapa se fabrica la prótesis en el material definitivo, ya sea silicona o acrílico. Se mezclan los colores con el paciente presente para así homologar los colores de la futura prótesis a la piel/ojo del paciente. 

Instalación

En esta sesión la prótesis se le instala al paciente, y si es necesario se le aplicará más colores a la superficie de la prótesis para camuflar de mejor manera la prótesis. Junto con eso, se le indicará al paciente la forma de poner y sacarse la prótesis y la mejor forma de conservarla en el tiempo.